Pocos kilómetros más arriba del Valle del Carmen, al interior de Vallenar, encontramos el mítico pueblo de San Félix, también conocido como el pueblo de Horcón Quemado, Lugar donde la temperatura y la claridad del aire son perfectos, como si se tratara de un paraíso. Con sus pequeñas y adoquinadas calles, sus pircas de piedra, los techos de paja, algunas de sus calles todavía de tierra, con muros de adobe pintado y sus fachadas continuas, este pueblo, es el fiel guardián de nuestro Pisco.
Horcón Quemado, de la mano de la familia Mulet, ha sido un claro ejemplo de la tendencia que hoy revalora lo artesanal, la denominación de origen y las historias que dan sentido, transformando el valor de los objetos.
pisco grano

EL PISCO LEGENDARIO DE SAN FÉLIX,
ATACAMA.